La última carta

Era un cartero común de veintiséis años. Su vida laboral era simple. En ocasiones tenía que andar un gran trecho para llegar a casa del destinatario, pero no experimentaba molestia alguna. Le gustaba su trabajo y cualquier faena no representaba sacrificio para él. Viajaba ese día a bordo de su bicicleta, no tenía apuro. EnSigue leyendo «La última carta»

Disfraz para un Halloween en pandemia

Confieso que sufro muchísimo cada año por esta fecha. La llegada de Halloween me contrae y me estira en la carne y la piel de personas que en ocasiones se me hacen ajenas. Siento en mi cuerpo el olor y el sudor de otros. Pequeñísimos bichos con forma de corona me caminan y amenazan porSigue leyendo «Disfraz para un Halloween en pandemia»

Contraindicación médica

Al recuperar el sentido noté que me encontraba en un lugar completamente desconocido. Estaba sobre el suelo de aquella habitación y apenas lograba mover el cuerpo. El olor a humedad excesiva me resultó insoportable.  Ahora que lo pienso era de noche cuando caminaba a mi apartamento. Eran no más de las diez de la nocheSigue leyendo «Contraindicación médica»

Importe

Mientras pasaba la vista por el salón reparé en que siempre quise desayunar en este lujoso restaurante, pero nunca tuve el dinero suficiente. He pasado toda la vida engañando a la gente para obtener ganancias que me permitieran mantener mi ritmo sin tener que trabajar. —¿Qué desea el señor? —preguntó el camarero inclinándose hacia mí.Sigue leyendo «Importe»

La confesión

Se pasó el pañuelo por la cara buscando una opción para aliviar el calor que sofocaba el cuerpo. Llevaba varias horas esperando en aquella sala al señor Pérez, un psicólogo que atendía a quienes la pandemia había desequilibrado con mayor fuerza. Necesitaba a alguien que le dijera qué hacer con Laura. ¿Cómo es posible queSigue leyendo «La confesión»

Declaración de un taquillero

Estaba muy nervioso y me sudaban las manos como nunca antes. Era la primera vez que me encontraba en una situación similar, pero pensaba que la causa era justa. Tener de frente a tres jueces ataviados de negro y un fiscal pisándome los talones era un paisaje no recomendable. Cuando la jueza me ordenó “acusadoSigue leyendo «Declaración de un taquillero»

El juego peligroso y la salvación

Con un extenso movimiento de la muñeca tiró la piedra. Deseó que llegara tan lejos como la posibilidad lo permitiera. Con ella se iba parte de culpa. Recogió otra que corrió la misma suerte. Después otra y así pretendía seguir. El puño agarraba con la fuerza de todos los tormentos que fluían por su cuerpo.Sigue leyendo «El juego peligroso y la salvación»

La desconfianza y los actos preparatorios

Llegó temprano a casa. La gente estaba casi en total cuarentena y después de los básicos, pocos servicios mantenían su vitalidad. Su esposa lo esperaba, pero no temprano. Habían peleado la tarde anterior por los celos que Eduardo cocinaba sin una sazón real. Elena sabía que tras cada pelea los horarios habituales de Eduardo paraSigue leyendo «La desconfianza y los actos preparatorios»

Misión fallida

La línea del horizonte permanecía en todas direcciones. Se embarcó el 3 de septiembre con destino a la isla de Transfer, situada a cuarenta y ocho horas de viaje. Trascendental por las nudistas que hacían más placentera la estadía de hombres que perseguían un tiempo salvaje de placer. La travesía se hacía deleitable, pero lasSigue leyendo «Misión fallida»

Desconocimiento

Se inició en la pintura desde bien temprano. Tendría seis años cuando realizó el primer ejemplar que ganó un concurso para principiantes. Al crecer, cursó la especialidad de pintura en una prestigiosa escuela de arte donde fue el alumno más destacado. Durante su incipiente carrera, expuso en una de las mejores galerías de la ciudadSigue leyendo «Desconocimiento»

Hábitos

Nadie sabe cuándo exactamente surgió aquella tradición. Sábado tras sábado, los trokianos se aglomeraban en torno al árbol para darle tres vueltas y pedir un deseo. Una locura sin límite de edad. La práctica atraía desde niños gateando, hasta débiles ancianos con bastones en conjunto de tres patas. Las personas depositaban sus esperanzas en manosSigue leyendo «Hábitos»

El desierto

El desierto de Escaseca figura entre los más extremos del mundo. En tiempos de auge vivían en él, alrededor de ochenta familias. Aunque era bastante tedioso llegar a sus predios, gran cantidad de comerciantes acudían para vender los productos a precios exuberantes. Sobre todo, toneles de agua que acarreaban sobre camellos y elefantes que aprendíanSigue leyendo «El desierto»