Cosas de los dioses

Según los ancianos de la sexta generación, la creación de Troke fue obra mística de dioses infames. Fornitud había quebrantado el primer mandamiento de Dezeus que prohibía todo contacto directo con terrícolas, reservándose la procreación santa al vínculo conyugal con las diosas o semidiosas de la Casa Dezeus, una especie de burdel sagrado con elSigue leyendo «Cosas de los dioses»

Notición

La noticia iba en contra del funcionamiento de una sociedad preñada de orgías y lujurias; donde la bigamia estuvo permitida desde los inicios, el incesto se tenía como un simple medio encaminado a satisfacer los deseos sexuales de un mundo patriarcal y la violación de mujeres no constituía delito. Los hombres podían emplear cualquier métodoSigue leyendo «Notición»

Ciencia o religión

La lluvia era densa y amenazaba con no dar tregua cuando se escucharon toques en la puerta de la iglesia trokiana, encargada de venerar al Dios Dezeus. El centinela quedó asombrado, pensaba que nadie se atrevería a salir de casa bajo aquellas condiciones. Se dirigió a la puerta con determinación. Un poco de pesadumbre ritmabaSigue leyendo «Ciencia o religión»

Esperanzas

Transitaba el año cero, en el pueblo Esperanza. Nunca existió un pueblo como aquel. Blanco. Todo era repugnantemente blanco. Perfecto quizás, pero blanco. Casas, cosas, casos. Todo igual. La luz estaba de más donde todo brillaba con la misma intensidad. Nunca anochecía. Cada rostro era semejante a otro. Sin embargo, él era diferente, distante, difuso, amarillo. LosSigue leyendo «Esperanzas»

Apariencia que no engaña

Acudí a la oficina empleadora del Bufete para recoger el resultado de la entrevista de trabajo que sostuve tres días atrás. No perseguía otra cosa que obtener un puesto para desarrollar el mal talento de abogado, labrado en siete años de estudio. Había culminado el curso dirigido de la universidad de Troke. Se ofrecía aSigue leyendo «Apariencia que no engaña»

Leyes propias

Según los historiadores, el cementerio de Scrit es uno de los majestuosos del país. Allí hallaron cobija los criminales más perseguidos de Europa. Algunos afirman que bajo sus cimientos descansan objetos de valor incalculable que la humanidad ha dado por perdidos. Una tesis que recobró certeza cuando en el entierro del cardenal Poncio, se encontróSigue leyendo «Leyes propias»

A partir de hoy

Se alistaba para ir a la comisaría. El espejo delataba preocupación. No podía permitirse que la acción se consumara. Nunca fue calificado de violento. ¿O sí? Ya no sabía. La gente de Troke era muy rarita y él había nacido allí. El asombro de su imagen se mezcló con la incertidumbre del pensamiento. Se enorgullecíaSigue leyendo «A partir de hoy»

Deseos

Cuentan los ancianos más jodedores de Troke que en la Confusión, su catedral menos elogiada y de mala muerte, se organizó el concurso anual de jóvenes trokianos. Más de un centenar de chicuelos ávidos de reconocimiento acudieron de las provincias del país. El requisito de la competencia era complejo, consistía en dejar sobre una hojaSigue leyendo «Deseos»

Cosas del amor

La iglesia Nodivursium era reconocida por dedicar­se exclusivamente a formalizar matrimonios en Troke. Lucía una imagen deslumbrante, toda ilu­minada, cada santo muy bien vestido, cada acorde donde era preciso. No se trataba de un capricho de Sole la decisión de casar­se ante los ojos de Dezeus. Nadie en su familia ostentaba estado civil distinto alSigue leyendo «Cosas del amor»

Mala elección

Las autoridades de Errata, ciudad lejana de Troke, publicaron una circular que exigía a los trokianos inventariar todas sus pertenencias y botar todo aquello que no fuera de utilidad so pena de imponerse drásticas sanciones. Una vez separados los desechos, pasaría un carro con los implementos necesarios para realizar el traslado y después quemarlos, destruirlosSigue leyendo «Mala elección»

En casa de herrero

Al entrar en la habitación, el inspector se tropezó con todo un alboroto en la escena del crimen. En la cama había una mezcla de sábanas y cubrecamas. Vasos con bebidas y botellas semivacías poblaban el espacio sobre el suelo. Ropa interior arrojada sin control sobre los muebles. Al fondo, muy bien iluminado, el cuerpoSigue leyendo «En casa de herrero»