Los signos de puntuación: más usos de los signos de interrogación y exclamación

Los signos de interrogación y exclamación en español son dobles; no obstante, hay veces que se puede escribir solo el signo de cierre. Estos casos son dos:

  • Cuando se quiere expresar duda, se usa el signo de interrogación de cierre entre paréntesis.
  • Cuando se quiere expresar sorpresa, se usa el signo de exclamación de cierre entre paréntesis.

Este uso de los signos interrogativos y exclamativos suele denotar ironía.

Estaría bueno que suspendiera (?) después de todo lo que ha estudiado.

Se ha quedado en el paro con cincuenta años y está contento (!).

Cuando una oración se considera pregunta y admiración al mismo tiempo, se pueden combinar los signos de interrogación y exclamación. Por ejemplo, se puede abrir el enunciado con un signo de interrogación y cerrarlo con uno de exclamación, o viceversa; aunque lo más frecuente es comenzar la oración con un signo de cada y cerrarla con un signo de cada.

¿Eres Alejandro Amenábar!

¡Que tienes un Ferrari?

¿¡Has vivido en la Antártida!?

Hay que fijarse en el orden en el que se colocan los signos al principio de la frase para escribirlos en el mismo orden al final.

¿¡Nos vas a abandonar?!

En este ejemplo, están mal ordenados los signos de interrogación y exclamación. Si la oración empieza con un signo de interrogación (¿), el signo de interrogación de cierre debe ocupar el último lugar al final de esta. Y los signos de exclamación, el de apertura y el de cierre, se colocan pegados a la primera y última palabra. Se usa el mismo procedimiento si el primer signo es el de exclamación. Por tanto, la frase anterior se escribe así:

¿¡Nos vas a abandonar!?

En las novelas podemos escribir las preguntas y las exclamaciones con tres signos de interrogación y admiración a cada lado para indicar que se deben entonar con mayor intensidad.

¡¡¡Socorro!!!, ¡¡¡ayúdenme!!!

¿¿¿Cómo???

Se pueden poner entre interrogaciones las fechas cuando estas sean dudosas; sobre todo si aparecen en obras enciclopédicas. Lo más frecuente es usar ambos signos de interrogación, pero también se puede usar solo el de cierre.

Jan Van Eyck (¿1390?-1441).

Vasco Núñez de Balboa (1475?-1519).

Mi Plan A

Sinopsis:

Plan A: Que Dylan se enamore de mí
Plan B: Que Barret y Cameron acaben juntos de una vez por todas
Plan C: Que Gavin cambie y se enamore de Claire

April lo tenía planeado todo. Planea dónde va a ir a la universidad, cómo va a pasar su último año de instituto y hasta cada outfit hasta el último día de curso. April lleva años planeando, cada trimestre, cómo juntar a distintas parejas que son perfectas para el otro, como una Cupido en el instituto.
Lo que no ha planeado es cómo va a conquistar a su chico ideal, del que lleva enamorada toda la vida, mientras es incapaz de hablar con un hombre.
Y mucho menos ha planeado a Adam, el chico nuevo que parece demasiado interesado en ella.

¿Quién iba a pensar que estos planes, ese chico y ese día iban a cambiar tanto mi vida de un día para otro?

A continuación, queremos que conozcáis mejor a su autora, a su obra y todo lo que rodea a su proceso creativo:

¿Quién es María Carrillo Ibáñez?

Una estudiante de Derecho que lleva toda la vida escribiendo y desarrollándose, hasta atreverse a publicar por primera vez.

¿Qué te llevó a comenzar este camino creativo?

Aprendí a leer muy pronto y, entre los libros que devoraba y las películas, descubrí que me encantaba inventar finales alternativos, situaciones diferentes o parecidas que pudieran pasar. De imaginarlas pasé a escribirlas, ya de muy pequeña, aunque al principio me costaba.

¿Tienes una rutina de escritura?

Normalmente, siempre intento hacerlo a la misma hora, después de comer, y me pongo música, que ni siquiera tiene que ser para ponerme en la situación, a veces solo necesito escuchar algo de fondo.

¿En qué momento surgió la idea de esta obra?

La empecé cuando tenía dieciséis años, con la idea de una chica muy organizada que hacía planes de todo tipo. La dejé a la mitad, pero sabía exactamente dónde tenía que ir.

Desde tu punto de vista, ¿qué vamos a encontrar en Mi Plan A?

Conoceréis a April, una chica muy rota que ha encontrado en la organización su mayor entretenimiento. En concreto, hace de Cupido con sus compañeros de instituto. No se abre a nadie, pero tendrá que hacerlo cuando comience a ser ayudada por Adam, un chico que no se rinde nunca y que está dispuesto a conocerla y ayudarla a deshacerse de esos monstruos.

Hay traumas, no es sencillo, ni se arregla a la primera de cambio, pero lo que forjan es muy especial.

¿Por qué elegiste la autopublicación?

Porque quería una forma rápida de publicar para que la gente llegara a mi historia, sin tener que sufrir muchos rechazos editoriales.

¿Le ves algunas ventajas frente a otras formas de publicación?

Puedo encargarme yo de todo para que quede exactamente como quiero, o al menos dentro de mis posibilidades. Es barato si sabes dónde buscar…

Un libro que cambió tu vida.

Cualquiera de Agatha Christie.

¿Qué es lo mejor y lo peor que te ha pasado como escritora?

Lo mejor, leer a la gente que compró mi libro disfrutarlo, decirme que le había gustado mucho. Lo peor, sentir que no soy suficiente, que mi historia no será lo bastante buena para funcionar en ninguna parte.

¿Te gustaría hablarnos de otros proyectos o futuras historias?

Estoy escribiendo una historia de policías que saldrá en algún momento, porque me gusta mucho. Tiene todavía más representación LGTB que Mi plan A.

Una pregunta que te gustaría que te hicieran.

¿De qué género que nunca hayas tocado te gustaría escribir?

¿Podrías responderla?

Me gustaría escribir algo histórico, en plan, Los Bridgerton, o quizá algo de fantasía.

¿Dónde podemos encontrar tu obra?

De momento, podéis encontrarla en Amazon en el siguiente enlace:

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Conviértete en mecenas

Por solo 1,80€ al mes:

  • Apoyarás al mantenimiento del sitio.
  • Fomentarás las actividades de apoyo a escritores y escritoras.
  • Colaborarás en la convocatoria de certámenes y concursos.
  • Tendrás descuentos en nuestros servicios y cursos.
  • Aparecerás en el apartado de agradecimientos de las antologías y publicaciones que se realicen bajo el sello de Un cuaderno en blanco.

Notición

La noticia iba en contra del funcionamiento de una sociedad preñada de orgías y lujurias; donde la bigamia estuvo permitida desde los inicios, el incesto se tenía como un simple medio encaminado a satisfacer los deseos sexuales de un mundo patriarcal y la violación de mujeres no constituía delito. Los hombres podían emplear cualquier método para tener sexo.

Sucede que, con el arribo de la crisis económica mundial, las cosas se pusieron difíciles. Muchos bancos e instituciones se declararon en quiebra. El precio de los alimentos subió abrumadoramente en un país sobrepoblado y volcado a la práctica del sexo extremo.

Nunca se expusieron de qué pruebas se valdrían las autoridades para comprobar la consumación del hecho. La noticia comunicaba que se prohibía tener sexo y hasta hacer el amor durante los próximos cinco años.

1×16 SONATINE -Especial Mafia

Completamos la TRILOGÍA DE LA MAFIA con este programa que hicimos en un directo de Twitch, dedicado a hablar en esta ocasión de la yakuza y de la película de Takeshi Kitano, Sonatine, 1993.

Inscríbete con tu correo para recibir las últimas novedades:

Síguenos en redes sociales:

Los signos de puntuación: cómo usar los signos de interrogación y exclamación

Los signos de interrogación (¿?) y exclamación (¡!) se usan para indicar en un texto que se está formulando una pregunta o se está expresando un enunciado con admiración.

En español se deben colocar dos signos: el de apertura y el de cierre; aunque existen casos en los que se usa solo el de cierre.

Has dormido bien? (Incorrecto).

¿Has dormido bien? (Correcto).

Hala, qué bonito! (Incorrecto).

¡Hala, qué bonito! (Correcto).

Los signos de interrogación y exclamación se escriben pegados a la primera y última palabra de la pregunta o la admiración (¿Te cuento un secreto?); pero si delante de ella hay otra oración, el signo interrogativo o exclamativo de apertura se separa de la palabra o signo de puntuación que lo precede; y el de cierre se separa de la palabra que va después.

Este libro es muy interesante. ¿Lo quieres leer?

¡Qué mal cantamos esa noche! La mujer rememoraba cuando fueron a un karaoke.

Cuando el signo de puntuación aparece después de la interrogación o exclamación de cierre, se debe escribir pegado a esta.

¿Quién habrá roto la ventana?, se preguntó nervioso al ver los cristales en el suelo.

¡Era increíble su capacidad para mentir!; improvisaba una historia distinta cada vez que le preguntaban.

Tras una pregunta o exclamación, puede escribirse cualquier otro signo de puntuación, excepto el punto (.), ya que el signo de interrogación o exclamación de cierre equivale a él; por tanto, la palabra que continúa debe ir en mayúscula, igual que en cualquier enunciado precedido por un punto.

¿Cuáles son tus hobbies?. Yo me quedé pensativa antes de responder. (Incorrecto).

¿Cuáles son tus hobbies? Yo me quedé pensativa antes de responder. (Correcto).

¡Han llegado los regalos de los abuelos!. Aquel día estábamos muy ilusionados. (Incorrecto).

¡Han llegado los regalos de los abuelos! Aquel día estábamos muy ilusionados. (Correcto).

Cuando se pregunta algo a alguien y se antepone el nombre de la persona (vocativo), este debe quedar fuera de los signos de interrogación y separado con una coma del signo interrogativo de apertura; sin embargo, si el nombre va al final de la pregunta, debe ir incluido dentro de esta y separado con una coma de la última palabra. Esta regla se aplica igual con las exclamaciones.

Lucía, ¿ha llegado ya tu madre?

¿Qué has aprendido hoy en la escuela, Fernando?

Adrián, ¡cuidado!

¡He aprobado, papá!

La norma anterior funciona igual con el resto de enunciados que dan pie a la pregunta o exclamación. Solo esta debe ir entre signos de interrogación o exclamación; el enunciado anterior se escribe fuera de ellos y separado con una coma del signo de apertura.

En el caso de que el orden esté invertido y la oración que debería introducir la pregunta o exclamación aparezca al final de estas, se debe escribir dentro de los signos de interrogación o exclamación y separada con una coma de la última palabra.

Por cierto, ¿cómo te llamas?

¡No soy Marta, sino Mara, para que lo sepas!

Cuando se escriben varias preguntas o exclamaciones breves seguidas, se pueden considerar oraciones independientes y comenzar cada una con mayúscula; o bien se puede pensar que forman parte de una misma oración y separarlas mediante comas o puntos y coma. En este caso solo se escribiría con mayúscula la primera pregunta o exclamación.

¿Dónde has estado? ¿Qué has hecho? ¿Por qué no contestabas al móvil?

¡Ya hemos descifrado el mapa!, ¡vamos a buscar el tesoro!

Para escribir palabras u onomatopeyas breves duplicadas o triplicadas, se deben separar cada una con una coma y englobar todas dentro de los signos de exclamación.

¡Ja, ja, ja!

Una pregunta o exclamación precedida por pero ¡NUNCA! se separa con coma del signo de interrogación o exclamación de apertura. Esta conjunción puede ir tanto fuera de la pregunta o exclamación como dentro de ella. En ambos casos no debe ir seguida de coma.

 Pero ¿qué te ha pasado?

Pero ¡qué alegría!

¿Pero qué haces ahí?

¡Pero cuánto tiempo sin verte!

Lecturas recomendadas – Mayo 2022

Continuamos con las recomendaciones de mano de nuestros colaboradores y lectores.

Este mes hemos tenido una participación activa de autores autopublicados que han recomendado alguno de sus libros. Esperamos que puedas encontrar en esta lista alguna lectura de tu agrado para disfrutarlo durante este mes.

Y si quieres sumarte a la lista de recomendaciones de junio, participa en nuestras publicaciones en redes sociales o comparte tu lectura recomendada en el formulario del final de la entrada.

¡Feliz lectura!

La cantina de medianoche de Yaro Abe


Recomendación de nuestro editor, Antonio J. Ramírez.

Descubrí este manga gracias a la serie que se ha publicado en Netflix basada en esta obra. Es un manga que refleja, con toques de humor, ternura y realismo, la vida nocturna de Japón.

Un manga para disfrutar en pequeñas dosis y en el que cada capítulo gira en torno a un plato.

Aki no koe, una antología benéfica de haiku creada por Un cuaderno en blanco.

Recomendación de nuestra colaboradora Azucena Fernández que, en sus propias palabras, la describe como:

Una selección de haiku para degustar despacito y encima con un fin solidario. Cada día puedes leer un haiku, o cada día dos, y así…

La Corona Usurpada de Albert Gamundi Sr.

Una recomendación por parte de su autor, Albert Gamundi Sr. que nos la presenta como:

Una novela de thriller que trata la realidad del mundo literario en el siglo XXI mediante casos reales de fraudes editoriales, relaciones tóxicas entre autores, reseñas interesadas y otros muchos actores presentes.

Matices de Thais Duthie

Recomendación de nuestro lector Kôsui #ProyectoCafé:

Narrativa maravillosa, una historia distinta, una realidad nunca contada y amor lésbico.

El Bosque de los Cristales Rotos de Rain Cross

Recomendación de nuestra lectora Elena Joelle Siles.

Por su prosa magnífica, sus personajes, que son increíbles, y sus escenarios escalofriantes. No hay nadie como ella escribiendo terror.


Y a continuación, os compartimos las demás obras que nos han recomendado dejándonos una fotografía o enlace en el hilo de Twitter.


Protagoniza las recomendaciones del próximo mes

¿Te gustaría compartir con nosotros algún libro que te haya marcado?
Escríbenos usando el siguiente formulario:

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Conviértete en mecenas

Por solo 1,80€ al mes:

  • Apoyarás al mantenimiento del sitio.
  • Fomentarás las actividades de apoyo a escritores y escritoras.
  • Colaborarás en la convocatoria de certámenes y concursos.
  • Tendrás descuentos en nuestros servicios y cursos.
  • Aparecerás en el apartado de agradecimientos de las antologías y publicaciones que se realicen bajo el sello de Un cuaderno en blanco.

Certámenes y concursos para seguidores de Un cuaderno en blanco

En lo que va de año, una gran cantidad de personas se ha sumado a esta pequeña comunidad que hemos creado en torno a la escritura, lectura y creación de contenido en general. Es por eso, que pienso que ha llegado el momento de anunciar nuevas iniciativas para aquellas personas que nos siguen.

Y como sé que gran parte de quienes nos seguís sois creadores de contenido, a partir del próximo mes lanzaremos certámenes y concursos temáticos para que nuestros seguidores de las distintas redes sociales y nuestra web puedan participar y opten a los premios que tenemos preparados.

En las primeras ediciones, habrá un único premio en metálico por convocatoria gracias a la aportación de nuestros mecenas, a quienes, desde aquí, traslado mis más sinceros agradecimientos por apostar por nuestro proyecto. Me gustaría que estas iniciativas, además de para daros visibilidad, sirviesen para que podáis optar a premios que os puedan ayudar a seguir avanzando en vuestra carrera creativa.

Con la publicación de la convocatoria, anunciaremos las bases específicas para cada iniciativa. Pero ya os podemos anunciar algunas cosillas:

  • La elección de la persona ganadora se hará entre un jurado designado por Un cuaderno en blanco y por la participación de nuestros lectores mediante votación popular.
  • Queremos que la participación suponga un bien mayor, por lo que podríamos anunciar convocatorias que culminen en la creación de una antología con fines benéficos.
  • Habrá convocatorias que se lancen por todas nuestras redes o por alguna en particular, por lo que te animamos a que nos sigas y estés al tanto de las novedades.

A continuación, te dejo un formulario para que puedas registrar tu email y, así, recibir en tu bandeja de entrada todas estas iniciativas y las publicaciones que, día tras día, comparten nuestros colaboradores.

¡Felices lecturas y feliz día!

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Conviértete en mecenas

Por solo 1,80€ al mes:

  • Apoyarás al mantenimiento del sitio.
  • Fomentarás las actividades de apoyo a escritores y escritoras.
  • Colaborarás en la convocatoria de certámenes y concursos.
  • Tendrás descuentos en nuestros servicios y cursos.
  • Aparecerás en el apartado de agradecimientos de las antologías y publicaciones que se realicen bajo el sello de Un cuaderno en blanco.

Ciencia o religión

La lluvia era densa y amenazaba con no dar tregua cuando se escucharon toques en la puerta de la iglesia trokiana, encargada de venerar al Dios Dezeus. El centinela quedó asombrado, pensaba que nadie se atrevería a salir de casa bajo aquellas condiciones. Se dirigió a la puerta con determinación. Un poco de pesadumbre ritmaba sus pasos. Con bastante esfuerzo, logró abrir la pesada puerta que crujió en una especie de quejido. Al asomar el rostro vio a un campesino ajado y entrado en años que sostenía un sombrero de pajas y un desgastado rosario.

El recién llegado informó que quería hablar con el párroco. Un asunto singular justificaba su urgencia. Con el beneplácito del portero pasó al interior. Afuera, la lluvia seguía en curso. 

El centinela fue en busca de su santidad y lo encontró en la cámara que se reservaba para orar. Pidió permiso y entró. La santidad preguntó qué ocurría, a lo que el siervo contestó que en la entrada se hallaba un anciano que deseaba verle con urgencia.

—Llega usted a la casa del Señor en Troke, bienvenido —dijo el cura al tomarle las manos al anciano—. ¿En qué puedo servirle?

Al instante cayó de rodillas con ríos de lágrimas que se mezclaron con el agua de lluvia. 

—Es mi hijita padre, está muy enferma, ya no sale de la cama, le ruego que rece por ella.

—Levántese por favor. Su presencia aquí me muestra la magnitud de su pena. Nada me reconfortará más que visitarlo mañana. 

Apenas salía el sol cuando el padre llegó a la morada del campesino. La puerta permanecía abierta. Al entrar fue blanco de una tristeza infinita. El silencio estaba impregnado en las paredes y suelos de la casa.

—Buen día padre, venga por aquí si es tan amable —dijo el anfitrión que llegó sin ser advertido.

En el interior de una pequeña habitación descansaba una adolescente con los parpados abiertos a media asta. Al ver al cura su rostro reflejó un poco de sosiego. La expresión inocente y sufrida de la joven acaparó toda la porción de benevolencia que tenía y tendría el párroco que día tras día acudió a la misma hora a rezar al borde de su cama sin poder evitar un fatal desenlace. Nadie fue a pedirle ayuda el médico del pueblo. Aunque tenía la cura para la enfermedad, nada pudo hacer al respecto.

Cuando las letras se vuelven poesía

Fluyen los versos,
burbujean
se vuelven avalancha de fuego
tropiezan, se expanden
y se apagan.

No hay instante de paz
porque vuelven de nuevo,
se crecen, toman forma,
me seducen y me invitan
a inmortalizarlos
en un papel.

Pero torpe, los escribo
y se deshacen,
se vuelven una versión fea
descompuesta y,
a veces,
repugnante.

¿Cómo es posible que una idea
pierda su identidad
de la mente a los dedos?

¿Cómo es posible que un poema
solo sea un burdo retrato
de la emoción pura?

Y, sin embargo,
alguien lo lee y lo comprende.
De alguna forma, va más allá
de las letras, de las formas,
del poema mismo…

En ese instante
es cuando las letras
se vuelven poesía.

Aunque tú no lo sepas, la canción regalo que nació de un poema

Hace días, semanas, meses que la canción Aunque tú no lo sepas resuena en mi cabeza y suena en mis reproductores de música a todas horas. También la canto a menudo y se ha convertido en esa canción que necesito escuchar cuando algo no anda bien, cuando necesito volver a la calma o, sencillamente, si busco sentirme mejor.

Así que quiero contarte la historia de cómo surgió la que es una de las canciones más icónicas que Enrique Urquijo grabó, una de las más representativas de su carrera para muchos de sus seguidores, esa que a casi todo el mundo “le suena”, como mínimo.

Nos vamos para ello al año 1996 a Madrid, a una sala de conciertos en la que, a veces, también actuaban cómicos, el Rincón del Arte Nuevo. Un por entonces desconocido Quique González acudía allí a actuar, y una noche de otoño de ese año coincidió en cartel con Enrique Urquijo, al que él admiraba profundamente. El destino quiso que se conocieran y charlaran antes de que el primer concierto comenzara, y de ahí surgió una bonita amistad.

Poco tiempo después, Enrique le contó a su nuevo amigo Quique que estaba preparando un nuevo disco con su grupo, Los problemas, y le propuso componer una canción para incluirla en su trabajo. Por supuesto, Quique aceptó encantado y lleno de orgullo. Puedo imaginar cómo se sentiría ante esta petición del que para él era un icono, un maestro y un amigo.

El propio Quique ha contado en varias entrevistas que no había pasado mucho tiempo cuando un día, en casa de sus padres, compuso la mítica canción en media hora, extrañado, porque nunca le sucedía lo de componer tan rápido. En aquel momento estaba leyendo un libro de poesía de Luis García Montero, Habitaciones separadas, en el que se encontró un poema titulado Aunque tú no lo sepas, y este poema fue el disparador de su inspiración. En cuanto terminó la canción salió corriendo a buscar a su amigo, Enrique, también a casa de sus padres. Llevaba grabadas esta canción y dos más, pero cuando Enrique la escuchó se prendó y no necesitó seguir escuchando.

aunque tu no lo sepas

En 1998 el tema salió publicado en el álbum Desde que no nos vemos (1998), y a día de hoy la pieza es todo un clásico de la música española y uno de los últimos grandes éxitos de Urquijo, que murió solo un año después, en el 99.

Esta historia siempre me ha parecido preciosa, tierna, mágica… Que Quique se basase en un poema concreto para hacerlo suyo habla mucho sobre la inspiración en el arte, sobre la necesidad de seguir leyendo, escribiendo, creando, aunque no hayas triunfado, aunque nadie te conozca, porque gracias a su tesón y a la vida, que puso a Enrique en su camino naciendo así tan bonita relación de amistad, al final alguien lo escuchó y Quique y logró grabar su primer disco y ser hoy quien es en el mundo de la música. Y menos mal.

Os dejo a continuación el poema Aunque tú no lo sepas de Luis García Montero y también la letra de la canción de Quique González con el mismo título. Estoy segura de que os gustará leer el origen y el resultado de este perfecto momento de inspiración.

 

Aunque tú no lo sepas (poema)

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminando
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos…

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.
También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.

Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

Luis García Montero

 

Aunque tú no lo sepas (canción)

Aunque tú no lo sepas
me he inventado tu nombre,
me drogué con promesas
y he dormido en los coches.
Aunque tú no lo entiendas
nunca escribo el remite en el sobre
por no dejar mis huellas.

Aunque tú no lo sepas
me he acostado a tu espalda
y mi cama se queja
fría cuando te marchas.
He blindado mi puerta
y al llegar la mañana
no me di ni cuenta
de que ya nunca estabas.

Aunque tú no lo sepas
nos decíamos tanto,
con las manos tan llenas,
cada día más flacos.
Inventamos mareas,
tripulábamos barcos
y encendía con besos
el mar de tus labios.

Quique González

Solo hay un vídeo en el que los dos artistas cantes juntos la canción, fue en TVE, la imagen no es muy buena, pero al verlo se puede paladear la magia del escenario al verlos juntos compartir este momento.