Carambola

Hoy continúa el juicio donde se acusa al barbero de Troke. Al barbero del presidente, del albañil, del médico. Al barbero de todos porque una sola barbería existía. El fiscal le imputa el hecho de asesinar a su último cliente del pasado viernes. Mientras se debatía la prueba pericial a cargo del acusador, las partes y los pobladores que concurrieron al show conocieron por el informe médico legal, que el individuo falleció por la infección con un virus que estimuló desenfrenadamente el desarrollo de las células, el aumento de volumen y el estallido de las venas del cuello. El perito detectó la presencia del virus en las máculas de sangre del cadáver y en las hojas de las tijeras que usaba el barbero. 

Al ejercer el derecho procesal de última palabra, el barbero se declaró inocente. Aunque nadie en la sala le otorgó veracidad, planteó que no tenía idea de cómo llegó a perpetrarse el hecho del que se le hace responsable. Mientras hablaba angustiosamente, sentía una comezón irritante en el pecho que estaba a punto de romperle el corazón. 

A continuación, la jueza comunicó al auditorio que el juicio quedaba concluso para sentencia, al mismo tiempo en que en la vida exterior de la sala de justicia, los medios de comunicación del oficialismo trokiano divulgaban que dos días antes habían encontrado muerto al científico Gruf, que enarbolaba el cargo de presidente del consejo asesor de la Academia de Ciencias de Troke. Lo descubrieron de cúbito prono sobre el suelo de un meticuloso laboratorio de la ciudad. El médico forense decretó como causa de la muerte el contagio con un virus desconocido que le reventó las manos y le produjo un desangramiento vertiginoso. Con una expresión insustancial en el rostro, el periodista expuso que recientemente, Gruf recibió un servicio plus de corte de cabello con vistas a una rueda de prensa en la que informaría al mundo el peligro de un virus letal recién descubierto con un período de incubación por determinarse. No obstante, el jefe de policía ordenó archivar el caso porque el laboratorio era clandestino. Un detalle de vital importancia, concluyó el periodista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: