Una tarde en el recuerdo

Me detengo
y susurro al viento tu nombre.

Recuerdo cuando hacíamos este camino
juntos
y el eco de tus pasos
persigue a los míos.

Silba el viento entre hojas
de cobre y azul
como si respondiese palabras etéreas
a ese nombre que se me escapa.

Un beso que se nos perdió en París

Hoy me asalta el recuerdo de aquel beso que nunca te di sobre aquel puente que cruza el Sena entre Notre Dame y la Torre Eiffel. Y me queda la nostalgia contenida en este sorbo amargo de un café de media tarde. Hoy me asalta el recuerdo de aquel beso que perdimos en París.  

Besar la lluvia

Siento que estallan en mis dedoscada una de las caricias que rozan tu piel. Dibujo formas imposibles sobre tu espaldaintentando no cruzar ninguna de las líneas invisibles con las que uno tus lunares. Una luz ciega a las estrellas.Un estruendo nos encoge el pecho.El silencio, luego.Un susurro entre risas… Estas noches de tormentatodos nuestros besosponenSigue leyendo «Besar la lluvia»

Todas nuestras historias

Cuando te tengo, tan cerca, a escasos centímetros de mis labios, sé que en todos los universos paralelos que crean los posibles nos estamos fundiendo en un beso. En este no, en este nos miramos, sonreímos y nos dejamos llevar por esa descarga cuántica del beso que no nos damos. Y me veo, dentro de tusSigue leyendo «Todas nuestras historias»

Fuegos artificiales

El destello y el color se reflejaba en tu rostro y dejaba un brillo pasajero en unos ojos que apenas parpadeaban.El estruendo posterior nos hacía vibrar, a la vez, y se acababa apagando en nuestro pecho. Aquella noche, la luz de los fuegos artificiales brillaba más hermosa en tus ojos que en el cielo.

En esta esquina del mundo

El mar olvidó cómo susurrar al romper contra la playa. Las gaviotas ya no sobrevuelan esta arena negra, llena de algas muertas. La gente ya no pasea ni quiere mojar los pies en estas aguas turbias y rojas. En esta esquina del mundo todo parece haberse oxidado. Las casas ya no sirven de cobijo.Un estruendoSigue leyendo «En esta esquina del mundo»

Flor de cerezo

Cada paso que te acerca a mí hace temblar sutilmente este suelo que nos mantiene flotando sobre una de las arterias de la ciudad.Hace años que nos conocimos en este mismo lugar. Chocamos, nos miramos y me preguntaste mi nombre. Nevaba. ¿Lo recuerdas?Algunos copos de nieve jugaban a entrelazarse en la lana de tu gorro rojo.Otros seSigue leyendo «Flor de cerezo»

Osaka

Fui a buscarte entre el bullicioinfinitode una ciudad frenéticaque no percibía el paso del tiempo. Volví sin ti. Aún hoy, si cierro los ojosbajo lluvias ligeraso en noches iluminadaspor luces anaranjadaso cuando escucho una lata rodartras una patadaincluso en el canto de pájarosque no conozco… No sabría describir qué clase de músicahabitaba sus calles. AúnSigue leyendo «Osaka»

Como tú

Me gusta la gentecomo tú,que te marca para siemprecon una miradasinceray un sonrisaque te acelera el pulso. Me gusta la gentecomo tú,por esos besosque puedo ver en tus ojos,por ese deseo desatadoque escondes bajo tu piel y reprimesen un abrazoque me deja sin aire. Y lo bonito que esencontrar gente como tú…

No te imaginas

No te imaginas las ganas que tengo de un abrazo tuyo, del silencio que provocas y de los infinitos besos que solo tú sabes dar. No te imaginas las ganas que tengo de ti, de perderme en tu piel siguiendo los caminos que unen tus lunares, de encontrarme de nuevo entre tus piernas. No te imaginasSigue leyendo «No te imaginas»

Segunda estrella a la derecha

Iré a buscarte para llevarte en brazos tras saltar por tu ventana. Segunda estrella a la derecha, sin rumbo fijo bajo la luz de la luna. Haremos que se pare el tiempo, dejaremos de pensar en esos mundos paralelos que nunca llegarán. Comenzará un nuevo díay veremos lo diminuto que se vuelve tododesde las lejanas playasdeSigue leyendo «Segunda estrella a la derecha»