Gracias, abuelos

Siendo tan distintos, los cuatro, siempre os he considerado como un único referente que me unía a un pasado que nunca he vivido: cada una de las historias que me contabais o esa emoción contenida que transmitíais en cada una de las vivencias que hacíais mías.

Son todos los momentos que pasamos juntos, abuelos, lo que ha hecho que tenga una conexión tan grande con ese pasado que, sin conocerlo, siento mío.

Sin darme cuenta, la vida pasa en un suspiro.

Hoy, la esencia de lo que fuisteis amenaza con volverse efímera.
Como si ese nexo con mi realidad quisiera desaparecer con vuestra partida.
Sin embargo, siempre prevalecerá vuestro recuerdo, los valores que me habéis transmitido y las huellas que habéis dejado en mi camino.

Gracias, abuelos.
Gracias a vosotros y a lo que habéis sido,
podré rememorar mi vida
y vivirla en adelante
bajo la inocente mirada de un niño.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: