En esta esquina del mundo

El mar olvidó cómo susurrar al romper contra la playa.
Las gaviotas ya no sobrevuelan esta arena negra, llena de algas muertas.
La gente ya no pasea ni quiere mojar los pies en estas aguas turbias y rojas.

En esta esquina del mundo todo parece haberse oxidado.

Las casas ya no sirven de cobijo.
Un estruendo tras otro hace caer los tejados sobre las camas vacías.
Ya no se escuchan las risas de los niños jugando en la calle.
No se escuchan los gritos en el mercado.
El silencio ha terminado con todo eso.

En esta esquina del mundo la música se fue para no volver.

Hago una última foto.
La luna se niega a ponerse.
El sol aún no ha salido, ni saldrá, en esta esquina del mundo.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: