Un cuaderno en blanco

Un espacio para crear y compartir

Cuando te veo,cuento los segundoshasta que escucho tu voz. Eres como una tormenta a lo lejoscon sutiles destellosque dibujan montañas etéreasrecortando las nubes. Eres fuego contenido,luz y estruendo. Eres la brisa que perciboy ese olor a tierra mojaday esa humedad que sientoy esas gotas frías sobre mi cabeza. 

Disolvemos las dudascon una botella de vino tinto,brindamosy vemos cómo ardenuestra ropaen la hoguera del olvido. Se me encoge el pechoen los silencios que separancada una de tus palabras.Y contienes mis suspirosen cada besomientras recorres mi cuerpocon tus manos. Y juntosdestruimoscada una de nuestras promesas omitidas.

A raíz de la organización del I Certamen Literario que se realiza en mi localidad natal, varias personas me han trasladado su inseguridad a la hora de escribir. Esto me ha llevado a pensar en qué fue lo que me llevó a escribir o qué es lo que me motiva y, sinceramente, no encuentro ese …

Continuar leyendo

Después de haber realizado un largo proceso de lectura, clasificación y selección, debido fundamentalmente a la gran cantidad de obras presentadas, así como a la calidad y extensión de muchas de ellas; y, por otro lado, a la excepcional situación actual que conlleva la pandemia de Covid-19, el jurado del I Certamen Literario de Encinas …

Continuar leyendo

Esta monótona melodía revive el eco de tus risas mientras migabas tus galletas en el café frío. Nunca supe valorar tanto un café hasta años después de haberte perdido. Hoy, a pesar de que el olvido amenaza con llevarte para siempre, aún despierta tu recuerdo en el aroma del café solo, en los tintineos de …

Continuar leyendo

Con esta melodía casi inaudibleque confunde las distanciascoges mi mano y me arrastras a mirar al pasadoa través de un gran ventanalque atrapa a una ciudad enfermizamente ordenada. Y me gusta verlo todo de nuevo a través de tu imagen semitransparente en el cristal. Una débil luzcentelleaen el reflejo de tus ojospara alejarse formando un …

Continuar leyendo

Esta noche el cielo se oscurece conforme pasan las horas. Se evapora su luz plateadacomo bruma que se disipa sobre el mar,las diminutas motas lejanas de luz incandescentese encogen, asustadas,y dejan de emitir ese titileo constante que ponía música al firmamento. Un estruendo lo ilumina todoy hace vibrar el pasado en mi pecho.Diluye tu voz …

Continuar leyendo

Una guitarra que echa de menos tus dedos, una melodía encerrada que se pierde muy adentro, un grito sordo al cielo en esta despedida inesperada.  Y en silencio lloran cada una de las guitarras que tuviste en tus manos.  Se quedan sus cuerdas, marchitas, rasgadas por movimientos que ahora son recuerdo, llenándose de olvido al …

Continuar leyendo

Es frenéticala velocidad del tiempo. Me despeina,me seca los ojosy se lleva mi voz muy lejos. Me evita, siempre,el tiempo,y se disuelveen estos momentos efímeros. Me miro.Miro a mi yo del espejo. Primero, observo sus ojos negros,y me veo en ellos,para luegocreer que estoy dentro de esa realidad simétricavacía de recuerdo. A veces,me gusta alargar …

Continuar leyendo

Es curioso cómo, con los años, nos aferramos cada vez más a la vida.Luego, llega un momento (a cada cual le llega cuando corresponde) en el que, de buenas a primeras, ya no te importa seguir viviendo. Quizá, de tanto aferrarse con todas sus fuerzas a la vida, las personas acaben agotadas y decidan soltarla. …

Continuar leyendo

Dudo si recuerdo o no cómo llevar la cuenta de las noches. Demasiadas, quizá, sin sus buenas noches, luna. Ya no recuerdo su forma ni esa forma de dibujar su viaje perpetuo entre las estrellas. Miro al cielo. Sé que está ahí pero no la veo. Buenas noches, luna. Escapa el deseo contenido en este susurro …

Continuar leyendo

El eco de tus pasos recorre la habitación sobre este suelo de madera que hace crujir el frío. Pierdo la vista a través de la única ventana que ilumina torpemente mis cuatro paredes blancas. La imagen inmóvil de una puerta cerrada de metal oxidado y pintura descamada es lo único que contrasta en esa pared …

Continuar leyendo

Y detener el tiempo, como sea. Arrancando las manecillas de cada reloj. Cogerte de la mano y salir corriendo allí hasta donde la curiosidad juega con la casualidad y no nos importe nada. Sé que hará frío, así que correremos más rápido. Parar un momento para contemplar cómo esas flores permanecen inmutables y, por una …

Continuar leyendo