Detener el tiempo

Y detener el tiempo, como sea. Arrancando las manecillas de cada reloj. Cogerte de la mano y salir corriendo allí hasta donde la curiosidad juega con la casualidad y no nos importe nada. Sé que hará frío, así que correremos más rápido. Parar un momento para contemplar cómo esas flores permanecen inmutables y, por una vez,Sigue leyendo «Detener el tiempo»

Lo que no se ve en el paisaje

Cuando veo un paisaje, por primera vez, me dejo llevar por los detalles de aquello que veo… Sin embargo, cuando vuelvo a recordar ese paisaje, ya no recuerdo lo que vi. Recuerdo con más fuerza lo que no vi. Recuerdo tu voz, paseando por los jardines de la Alhambra. El sonido del agua que caeSigue leyendo «Lo que no se ve en el paisaje»

Una noche más

Hacía semanas que no conseguía escribir una puta frase con sentido. Estaba totalmente bloqueado. Las ideas me venían a la mente agolpadas unas con otras, chocaban entre ellas… no servían para nada.Aquella noche decidí salir para que me diese el aire. Había estado todo el día lloviendo. Las calles estaban empapadas y un olor a tierra ySigue leyendo «Una noche más»

Un instante

Aquella noche hacía bastante frío. Ese frío que te hiela los pies y te cala hasta los huesos. Puse la televisión, en un intento de encontrar algo que pudiese valer la pena.Hacía días que todo en la televisión era el mismo tipo de mierda: monótona y aburrida. Cambiaba de canal, recostado en el sofá.Había pasadoSigue leyendo «Un instante»

En esta esquina del mundo

El mar olvidó cómo susurrar al romper contra la playa. Las gaviotas ya no sobrevuelan esta arena negra.La gente ya no pasea ni quiere mojar los pies en estas aguas turbias y rojas.En esta esquina del Mundo todo parece haberse oxidado.Las casas ya no sirven de cobijo.Un estruendo tras otro hace caer los tejados sobre lasSigue leyendo «En esta esquina del mundo»

Mi mejor café ya no es mi mejor café

  Hace años escribí que mi mejor café fue un café con leche, bajo una sombrilla de tela que me protegía de una lluvia ligera. El olor a tierra mojada y el color anaranjado del atardecer daba un escenario perfecto a las ideas que crecían en mi cabeza mientras leía el libro que tenía entre lasSigue leyendo «Mi mejor café ya no es mi mejor café»