Un cuaderno en blanco

Un espacio para crear y compartir

  Hace años escribí que mi mejor café fue un café con leche, bajo una sombrilla de tela que me protegía de una lluvia ligera. El olor a tierra mojada y el color anaranjado del atardecer daba un escenario perfecto a las ideas que crecían en mi cabeza mientras leía el libro que tenía entre las manos: La ladrona de libros.

  El silencio de la muerte daba paso al llanto de una niña que perdía a su mejor amigo, a su padre y a su maestro mientras aquel café iba dejando dibujos en la taza blanca y agrietada en la que me lo sirvieron.

  Hace diez años, quizá fuese mi mejor café y mi mejor silencio. Hoy, puedo decirte que mi mejor café es cualquier café que pueda tomar contigo.

  Un café por la mañana, temprano, donde te veo como eres, sin máscaras, sincera, tú.

  Un café a media tarde, acompañado por palabras que se pierden en nuestras tazas y que se disuelven, como el azúcar, dibujando densas líneas de espuma en esa espiral que pretende hacernos desaparecer, a ti, a mí.  Un café, a cualquier hora, si es contigo sabe mucho mejor.

Un comentario en “Mi mejor café ya no es mi mejor café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: