Aquella noche hacía bastante frío.
Ese frío que te hiela los pies y te cala hasta los huesos.
Puse la televisión, en un intento de encontrar algo que pudiese valer la pena.
Hacía días que todo en la televisión era el mismo tipo de mierda: monótona y aburrida.
Cambiaba de canal, recostado en el sofá.
Había pasado todos los canales de televisión y ahora me paseaba por los canales de radio.
Escucho una melodía familiar. Suelto el mando en la mesa.

Un suspiro resuena al compás de aquella canción.
Yo también lo estoy intentando.
Cierro los ojos para intentar poner orden a mi cabeza.
Los abro y veo cómo una pequeña araña camina por la pared.
No quería levantarme, pero tampoco quería que ambos estuviésemos en la misma habitación.

Parpadeo y no la veo. Como si hubiese desaparecido.
Un instante, nada más, y ya no estaba.
Me recorre un escalofrío al pensar que podría estar en cualquier parte…
¿Qué más da? Antes de verla era como si nunca hubiese existido.   ¿Quién sabe? Lo mismo, yo tampoco existo para ella.

0 comments on “Un instante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: