No son los latidos

Arde en el pecho
cuando un recuerdo estalla
y resquebraja los mismos cimientos
que sostienen el pasado.

Como esa copa que se derrama
sobre la mesa
y rueda
hacia el filo último
previo a la caída.

Y vuela.

Durante un instante
vuela,
desea
y olvida de donde viene.

Y cae.

Dura un segundo su caída.
Se quiebra.

Viene el olvido
y me arranca su última imagen.
Desgarra.
Duele.

Miles de cristales
se clavan
en los recuerdos descalzos.

Un descuido,
otra copa rota,
recuerdos que se aferran
a los que no se han ido.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

4 comentarios sobre “No son los latidos

Responder a Antonio Navarro Vázquez Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: