Un cuaderno en blanco

Un espacio para crear y compartir

Hace unos meses me pidieron como recomendación un libro cuya historia fuese feliz. Me pidieron un libro que no cargase al lector con preocupaciones ni emociones que pudiesen llevarlo a la tristeza o a plantearse cuestiones que pudiesen sumirlo en la típica resaca post-lectura en la que se nubla el recuerdo para mal.

Hace unos meses no pude responder.
Hace unos meses no tenía en mi biblioteca ninguna recomendación clara para esa petición.

Hoy sí.
Y por eso la quiero compartir contigo.

[…] seamos sinceros, a veces no estar apesadumbrado cuando se acerca el final de algo que te gusta es una tarea de titanes. Sentía que casi estaba ganando esa lucha.

Sol de julio – Azucena Fernández

Sol de julio es un viaje al pasado. Podría resumirlo en eso. Aunque no es el típico viaje que se planea para resolver problemas, para tomar otras decisiones, para hacer lo posible por conseguir una vida distinta a la que tenemos. Nada de eso.

Sol de julio te llevará por tus recuerdos más emotivos, por tus emociones más puras y felices. Es una llamada desde un rincón lejano de la memoria para hacerte volver a sentir la brisa del mar en la noche, el calor del sol en la piel y el picor que produce en las noche cuando parece que quiere hacerla prender. Es una forma preciosa de recordar las noches con amigos, las noches en vela mirando al cielo esperando a que se vaya el calor y llegue el sueño; una forma preciosa de reencontrarse, en el recuerdo, con la familia.

Sol de julio es mis veranos de juventud en pequeñas dosis.

En la piel de Julia, vamos a poder sentir las emociones que puede encerrar un verano en la costa andaluza. Es una historia sencilla, llena de emociones que parecen estar siempre a flor de piel, de narrativa intensa y cuidada. Y aunque la historia se cuente en primera persona y la vivamos desde el punto de vista de su protagonista, la personalidad tan distinta del resto de personajes pone su toque especial a esos días de verano en los que solo importa disfrutar y aprovechar el tiempo.

Más allá de la historia, porque todo buen libro siempre deja su huella más allá de la historia, en Sol de julio vas a volver a sentir la arena de la playa en tu piel, el frío de las olas golpeándote en la orilla ante la duda de si lanzarte o no al mar, el sabor de esa cerveza mala que acaba acompañando cada noche de quedadas improvisadas, las cenas ligeras, el olor a cloro y sal, las mariposas en el estómago justo antes de tomar una decisión importante… Pero por encima de todo, me ha hecho sentir la maldita costumbre que tiene el tiempo: acelerarse cuando no se le presta atención para dejarte siempre con ganas de más.

Sol de julio es uno de esos libros que creo necesarios en los tiempos que corren. Uno de esos libros que te ayuda a levantar la cabeza y a fijarte en las cosas buenas que te rodean, por pequeñas que parezcan.

La vida, siempre decidiendo cosas sin tener en cuenta lo que uno quiere…

Sol de julio – Azucena Fernández

Sol de julio es un viaje al pasado. Pero no un viaje al pasado cualquiera, más bien es como un sueño feliz que tiene como hilo conductor el amor. Y no solo hablo del amor romántico, sino del amor en toda su gama de colores: el amor romántico, el amor por los amigos, el amor por la familia y su recuerdo; el amor, a fin de cuentas. Y para comprender esto, te invito a leerlo y disfrutarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: