Un cuaderno en blanco

Un portal a mi mundo

Llevaba añospersiguiendo la quimerade escribir el poema más bonito del mundoy…Te encuentro a ti. Cuando me miras,cuando sonríes,en cada abrazo,sobre cada uno de tus pasosy en tu voz. Cuando me desnudasy te desnudo,cuando nos rendimosa las caricias de tu pielsobre la mía.Y en cada besoque me derrite. Llevaba añosbuscándolo más allá de ticuando, en realidad,el poema …

Continuar leyendo

Caminar bajo la lluvia me trae  una extraña sensación de nostalgia y ternura. Me es inevitable pensar en ti cuando las pequeñas gotitas golpean mi rostro y resbalan sobre mi piel  como lo hacían tus besos. Hasta mi música suena distinta si la escucho pensando en ti. Nunca se me ha dado bien echarte de …

Continuar leyendo

Hoy me asalta el recuerdo de aquel beso que nunca te di sobre aquel puente que cruza el Sena entre Notre Dame y la Torre Eiffel. Y me queda la nostalgia contenida en este sorbo amargo de un café de media tarde. Hoy me asalta el recuerdo de aquel beso que perdimos en París.  

Yo estaba donde no tenía que estar y tú pasaste, sin saberlo, por mi lado.  Nos encontramos, (tanto tiempo esperando) sin querer. Perdí los años buscándote en libros y en canciones… Y te encontré, en ese momento en el que me miraste y me encontraste por casualidad. Hoy,  se me encoge el pecho al pensar en …

Continuar leyendo

Aprendí, gracias a ti, a ver los colores esenciales de las cosas, el color de la gente, el color real de tus ojos oscuros y hasta el color que sugiere cada una de las canciones que me cantas. Nunca supe decirte qué color veía en ti. Diría que te mezclabas entre el rojo aterciopelado de tus labios y …

Continuar leyendo

Me estremecen tus parpadeos lentos, el diminuto hueco que dejas entre tus labios cuando posas la mirada en los míos y el dulce perfume de tu pelo sobre mi piel. Abrazarte,  así tumbados,  sobre la cama es como abrazar mil flores. Y besarte, lento, es tan tiernocomo esa onza de chocolate que siempre dejas flotar  …

Continuar leyendo

Hoy el cielo cubre de negro cada palmo de abismo  que se abre sobre mi cabeza. Como tus ojos,  me atrapa, me enamora… Tengo que confesarte que me enamoré, perdidamente, de tu voz antes de poder ver el brillo de tu mirada. Y llueve. El tintineo de la lluvia me lleva, acribillado a besos diminutos …

Continuar leyendo

Hoy he vuelto, solo, a aquella madrugada en la que una estrella sobrevoló, fugaz, nuestras cabezas dejando su estela sobre ti, un corazón desbordado en mi pecho y un beso a punto de escapar de mis labios que nunca te di. Tiemblo cada vez que recuerdo esa noche.Y sonrío. Triste, pero sonrío al recordarlo. Y abandonado, …

Continuar leyendo

Ojalá pudiera recordartu voz,el brillo de tus ojosy el sabor de tus labios en un beso cualquiera. Desearía poder sentir tu pielsobre la míauna vez más,cualquiera de las cancionesque callabasy se perdían en una melodía suave. Ojalá pudiera sentirtu peloenredándose entre mis dedos. Yaunque me vea,a veces,recordando cómo olvidarte,ojalá no pueda hacerlo. 

Esta noche el cielo se oscurece conforme pasan las horas. Se evapora su luz plateadacomo bruma que se disipa sobre el mar,las diminutas motas lejanas de luz incandescentese encogen, asustadas,y dejan de emitir ese titileo constante que ponía música al firmamento. Un estruendo lo ilumina todoy hace vibrar el pasado en mi pecho.Diluye tu voz …

Continuar leyendo

Una guitarra que echa de menos tus dedos, una melodía encerrada que se pierde muy adentro, un grito sordo al cielo en esta despedida inesperada.  Y en silencio lloran cada una de las guitarras que tuviste en tus manos.  Se quedan sus cuerdas, marchitas, rasgadas por movimientos que ahora son recuerdo, llenándose de olvido al …

Continuar leyendo

Es frenéticala velocidad del tiempo. Me despeina,me seca los ojosy se lleva mi voz muy lejos. Me evita, siempre,el tiempo,y se disuelveen estos momentos efímeros. Me miro.Miro a mi yo del espejo. Primero, observo sus ojos negros,y me veo en ellos,para luegocreer que estoy dentro de esa realidad simétricavacía de recuerdo. A veces,me gusta alargar …

Continuar leyendo

Dudo si recuerdo o no cómo llevar la cuenta de las noches. Demasiadas, quizá, sin sus buenas noches, luna. Ya no recuerdo su forma ni esa forma de dibujar su viaje perpetuo entre las estrellas. Miro al cielo. Sé que está ahí pero no la veo. Buenas noches, luna. Escapa el deseo contenido en este susurro …

Continuar leyendo