Ayer recibí una carta

Ayer recibí una carta
que llevaba impresa tu voz.

Tus palabras, 
profundas,
sobre el papel,
guardaban el aroma
de tus manos y
un silencio latente:

El silencio de tus ojos
vigilando 
cada letra
mientras escribías.

El silencio de un suspiro
que dejaba escapar un trozo
de tu alma
y que, ahora,
se cobija entre estas palabras.

El silencio de un llanto 
perdido
entre estas hojas
que tú haces mías.

El silencio que recuerda
un corazón que late
en una mente que solo piensa
al recordar cómo eras.

El silencio.
Tu silencio.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: