Un cuaderno en blanco

Un espacio para crear y compartir

Mi verano

Antonio J. Ramírez Pedrosa

La idea de verano siempre me conduce a 1998 o, quizás, a 1999. No sabría decir con exactitud el año porque el recuerdo del mejor verano de mi vida lo tengo mucho antes de ser consciente de todo lo que significa estar vivo. Puede que la idea de verano perfecto, al igual que para otros muchos, se remonte a esos años de infancia porque sea el momento en el que somos conscientes de todo lo que tenemos y sentimos sin prestar, apenas, atención a los problemas que nos rodean.

Hoy, vuelvo la vista atrás y me emociono, de nuevo, al mirar aquellos años con los ojos de un niño.

Aprendí a pescar en la madrugada, cuando la escasa luz de la luna convertía aquel pequeño anzuelo en una especie de enjambre de avispas cuando lo sacabas, vacío, del mar. Recuerdo la diversión de hacer carreras de comer gambas con mi primo y la sensación de que, después, todo nos olía a sal.
Nos dormíamos a las tantas entre las risas provocadas por el Grand Prix.

Aquel verano, también me mintió una estrella fugaz, pero no por eso deja de ser perfecto.
Aún recuerdo cómo se difuminaba su estela llevándose consigo el susurro de un deseo.

Y aunque ahora sepa que el verano termina a finales de septiembre, en aquella época siempre terminaba a la mañana siguiente de los fuegos artificiales de Tivoli World.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: