En los libros

Atravieso incontables mundos
siguiéndote.

Tú, en cada uno de ellos,
te detienes sobre sus puntos suspensivos.

Das uno,
dos,
tres pasos hacia atrás
y saltas
más allá
del final de sus frases.

Nunca te alcanzo.

Siempre corro
tras de ti
hasta sentir la incertidumbre
del último punto,
hasta notar que el vértigo
me oprime el pecho para dejarme sin aire.

Vacío incontenible
bajo mis pies descalzos.

Salto
en un intento desesperado
sobre los puntos finales
que anuncian el silencio.

¿Dónde te escondes
después de cerrar un libro?

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: