Como aquellos tesoros

Te fuiste apagando,
como se apaga
un copo de nieve
en unas manos ingenuas.

Nos regalaste risas,
horas de desvelo
escuchando tu monótona melodía.

Nos regalaste algún grito,
provocado por tus inesperadas
muestras de cariño.

Fuiste un destello,
una diminuta luz,
muy pequeña.
Sin embargo, dejas un vacío enorme.

Te recordaré,
te recordaremos siempre.

Guardaremos esos momentos
como aquellos tesoros
que tú escondías a la vista de todos.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: