La lluvia y un libro

Pequeñas gotas de agua golpeaban el parabrisas de mi coche. 

  Al principio, parecían pequeñas estrellas esparcidas por el cristal. A los pocos minutos, se podía escuchar cómo la lluvia golpeaba con fuerza el metal. Ofrecía una música relajante.

  No hay nada mejor que leer en el coche, con la lluvia sobre ti, dibujando pequeñas constelaciones en cada uno de los cristales.

  El libro me habla del amor, del tiempo perdido, del arrepentimiento y del dolor al no ser correspondido. 

  Un libro escrito desde la cárcel, póstumo.

  Emocionalmente avanzado a su época.

  Miro por el retrovisor cómo las luces de los demás coches dibujan formas inimaginables.

  Me quedo con el silencio provocado por la lluvia, por la luz y por las palabras de este libro.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: