Tu nombre

Es tan fácil acudir a esa segunda persona
del singular,
a ese pronombre
de vocal excitada
tan igual en todas las bocas.

Es tan fácil abandonarse al tú
o al sujeto omitido
en cada una de las frases
que hablan de ti.

Es tan fácil
que,
a veces,
siento que se diluye tu nombre
junto a cada verbo
y que se rompe
desgastado
de no usarlo.

Y te olvido.
A veces, te olvido.
Aún cuando te miro
y creo reconocerte
dudo.
No logro pronunciar tu nombre,
a pesar de haber acariciado
la punta de mi lengua
con él.

Ahora, lejos de ese ímpetu
por pronunciarlo
me limito a verte marchar
lejos
y en silencio,
a ese lugar
donde acaban los nombres
que se olvidan.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: