Yaiza Sevillano

«Tomó la maceta con las dos manos y, al hacerlo, rozó su pelaje por un segundo. Él se encogió con un gesto que a ella le pareció de turbación, pero el hada posó una mano sobre una de sus garras y la acarició con ternura.« Yaiza Sevillano Sin más, os dejamos con las respuestas deSigue leyendo «Yaiza Sevillano»