Sol de julio

Hace unos meses me pidieron como recomendación un libro cuya historia fuese feliz. Me pidieron un libro que no cargase al lector con preocupaciones ni emociones que pudiesen llevarlo a la tristeza o a plantearse cuestiones que pudiesen sumirlo en la típica resaca post-lectura en la que se nubla el recuerdo para mal. Hace unosSigue leyendo «Sol de julio»

Noche en la playa

Me gusta la playa por la noche, porque se pueden ver las estrellas y el sonido de las olas no es suficiente para callar tu voz. Me gusta por el brillo en tus ojos que deja esa luna intermitente. También me gusta por la infinidad de constelaciones a las que le inventamos el nombre. TusSigue leyendo «Noche en la playa»