Un cuaderno en blanco

Un espacio para crear y compartir

Me gustan los libros usados por sus páginas amarillas y sus distintas tonalidades, por las manchas en sus portadas y las esquinas oscurecidas y desdobladas. Me gustan los libros usados por la magia que encierran, por esas frases subrayadas que inspiran sentimientos de quien las leyó. También me gustan sus anotaciones y porque, a veces, …

Continuar leyendo

Cada paso que te acerca a mí hace temblar sutilmente este suelo que nos mantiene flotando sobre una de las arterias de la ciudad.Hace años que nos conocimos en este mismo lugar. Chocamos, nos miramos y me preguntaste mi nombre. Nevaba. ¿Lo recuerdas?Algunos copos de nieve jugaban a entrelazarse en la lana de tu gorro rojo.Otros se …

Continuar leyendo

Osaka

Antonio J. Ramírez Pedrosa

Fui a buscarte entre el bullicioinfinitode una ciudad frenéticaque no percibía el paso del tiempo. Volví sin ti. Aún hoy, si cierro los ojosbajo lluvias ligeraso en noches iluminadaspor luces anaranjadaso cuando escucho una lata rodartras una patadaincluso en el canto de pájarosque no conozco… No sabría describir qué clase de músicahabitaba sus calles. Aún …

Continuar leyendo

Me gusta la playa por la noche, porque se pueden ver las estrellas y el sonido de las olas no es suficiente para callar tu voz. Me gusta por el brillo en tus ojos que deja esa luna intermitente. También me gusta por la infinidad de constelaciones a las que le inventamos el nombre. Tus …

Continuar leyendo

Te fuiste apagando, como se apaga un copo de nieve en unas manos ingenuas. Nos regalaste risas, horas de desvelo escuchando tu monótona melodía. Nos regalaste algún grito, provocado por tus inesperadas muestras de cariño. Fuiste un destello,una diminuta luz, muy pequeña.Sin embargo, dejas un vacío enorme. Te recordaré,te recordaremos siempre. Guardaremos esos momentoscomo aquellos …

Continuar leyendo

Antonio J. Ramírez Pedrosa

Aún dormía cuando llamaste a mi puerta. No esperaba a nadie, no tenía por qué esperar. Abrí, aún con el sueño  en mis ojos. Quedé paralizado por tu mirada. Mi corazón latía con fuerza, desbocado por tu sonrisa. Ese brillo en tus ojos me hacía sentir único. Separados por una barrera invisible, inexistente formada por …

Continuar leyendo

Cruzábamos la calle y un golpe sordo obligó a despedirnos. Miraba tu cuerpo tumbado desde la acera. Tú parecías no sentir nada ya… ¿Por qué te quedas tumbado? ¿Ya no me sigues? Mi corazón latía por los dos, tan rápido, sin saber por qué. Lloraría si pudiera. Gritaría si no fuese gato. Sigo mirándote y …

Continuar leyendo