El socorro de la luna

La historia recorre y encauza
los dos ríos de mi pecho
al compás y fluir
de un manto de terciopelo
                        y de mimbre,
que marca las caricias
con astillas y duelo
hilvanándolas en sus dedos,
con un hilo de plata de luna
y de latón.

¿Hay espacio para los susurros?
¿Existe el margen entre lo vital
y lo cotidiano?

La historia recorre y encauza
los dos ríos de mi pecho
mientras en mi mente
hay mil fracturas de corazón.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: