Un cuaderno en blanco

Un espacio para crear y compartir

No recuerdo cuándo fue la última vez que esperé con tantas ganas la publicación de un libro. La mayoría de libros que he leído en los últimos años me los he encontrado casi por casualidad, ya completos y en las estanterías de las librerías que visitaba (al menos, casi todos ellos).

Pero esta vez ha sido distinto. Hacía meses que empecé a conocer los poemas de este libro con la tranquilidad de quien se queda en casa, sin prisa alguna, mientras la ciudad parece borrarse tras la lluvia.

Una poesía que choca, al principio.
Una poesía que te despoja de ideas preconcebidas.
Una poesía que te desnuda para ponerte frente al espejo.

[…] sabe que a cada pequeño recuerdo
hay que tratarlo con mucho cariño
y darle su espacio: un día,
de repente,
puede que la vida esté compuesta
solamente por ellos

Que empiece la tarde – Marc J. Mellado

Conocí la poesía de Marc por casualidad. Y no la conocí por escrito, como se suele presentar la poesía.
La conocí por un vídeo en YouTube en el que recitaba uno de los poemas que encierra este libro.

¿Qué fue lo que me hizo sentirme tan atraído por sus versos?

Lo tuve claro entonces y sigo pensando lo mismo: su forma de narrar lo cotidiano, su forma de hacerte ver la ciudad, el entorno, a ti mismo.

Luego descubrí otros de sus poemas y, desde que lo escuché en ese vídeo, no soy capaz de leer algo suyo sin escuchar su voz. ¿Acaso es posible que un estilo, que unas palabras impresas, puedan hacerse dueñas de la voz del poeta?

Marc J. Mellado me ha demostrado que sí puede ocurrir.
En su poesía ocurre.

Y en su poesía aprendí a ver la ciudad con otros ojos, a fijarme en las pequeñas cosas que desaparecen bajo los propios cimientos de una ciudad que aún no existe, o entre los edificios de la ciudad que tengo frente a mi ojos como si mi realidad fuese una densa niebla que lo engulle todo para acabar disipándose sin que nada más ocurra, quedando solo el recuerdo de haber sentido, por un momento, que solo yo, mi historia y la de quien estaba conmigo, era lo único que daba vida a la ciudad.

¿Y quién no se ha sentido así alguna vez?

¿Quién no se ha sentido abrumado, repentinamente, al percatarse de todo cuanto ocurre a su alrededor, en la ciudad?

Eso es lo que he sentido yo al leer los versos de Marc.
He sentido el repentino sobresalto de verme rodeado de desconocidos, de verme totalmente atrapado en una ciudad que no conozco pero que recuerdo desde siempre (gracias a sus poemas).

Y aunque algunos de sus versos ya los conocía, reencontrarlos en este poemario ha sido similar a encontrar a un viejo amigo en esa ciudad que algún día compartimos.

También me he sentido vulnerable al leer sus versos. He sentido la extraña necesidad de querer escapar de la ciudad, de comprender qué hay más allá, más acá o quizá, más abajo de ella. He sentido la vibración de las pisadas frenéticas del ritmo constante de la ciudad, y la curiosidad de un niño que busca comprender dónde nacen las raíces del todo.

También he echado de menos la tristeza, las sonrisas y el brillo de los ojos que ahora ocultan las pantallas de los teléfonos móviles.

¿Alguna vez os habéis sentido diminutos al contemplar el ocaso?

Tan alejados del cielo y de la tierra en ese momento en que el sol se esconde tras los edificios, araña las ventanas alargando de forma casi infinita la sombra de las ramas y desaparece en el horizonte dejando tras de sí esa luz anaranjada que da paso al azul más oscuro y denso.

Y es extraño.

Normalmente, imagino la ciudad de color gris. Sin embargo, las palabras de Marc, sus versos, su forma de ver el mundo, me han hecho sentir una ciudad color ámbar, una ciudad tranquila y en silencio, una ciudad que parece susurrar todo lo que el resto de ciudades callan.

He encontrado un espejo donde mirarme y comprender cuánto hay más allá de mis versos, de sus versos y de la poesía misma.

He encontrado la seguridad suficiente para terminar el día, para afrontar ese instante incierto antes de la noche, para disfrutar con la mirada perdida ese momento en el que empieza la tarde.

Me he tomado la libertad de mecanografía con mi vieja Lettera alguno de sus poemas. Y aún cambiando la fuente, el formato y las páginas, la voz de Marc sigue vibrando en sus letras.

6 comentarios en “Que empiece la tarde

  1. Yo tuve la dicha de leer Que empiece la tarde en una velada sorpresiva, cargada de muchos sentimientos. Después, el honor de entrevistar a Marc para presentar este poemario en el contexto de la Feria Virtual del Reino Unido. Antonio, desde que te conozco, no había leído una entrada tan extensa como la que acabo de leer. No cabe duda de que, tu ser poeta ha sabido ver más allá de las letras de Marc. Te felicito. He aprendido mucho al leerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tus palabras, Jaime.
      Creo que coincidimos en que hay algo especial en la poesía de Marc que te lleva un poco más allá para enseñarte la realidad poética que esconden sus versos.
      Fue un placer escuchar aquella entrevista.

      Espero que pronto podamos organizar alguna charla para hablar detenidamente de esto 🙂
      ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Mayte Blasco dice:

    Preciosas palabras dedicadas al poemario de Marc. Se nota que te ha calado de verdad. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Ha sido un poemario que podría catalogar como necesario. Supongo que ya le habrás echado un ojo, pero de no ser así, te animo a que lo leas 🙂

      Le gusta a 2 personas

  3. aserranoss dice:

    Una atinada reseña del libro, no he podido leerlo todo, pero lo que he visto me hace creer válida esta propuesta, felicidades a Antonio y a Marc, cuyos versos han emocionado y motivado a quienes los leen.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: