Osaka

Fui a buscarte entre el bullicio
infinito
de una ciudad frenética
que no percibía el paso del tiempo.

Volví sin ti.

Aún hoy, si cierro los ojos
bajo lluvias ligeras
o en noches iluminadas
por luces anaranjadas
o cuando escucho una lata rodar
tras una patada
incluso en el canto de pájaros
que no conozco…

No sabría describir qué clase de música
habitaba sus calles.

Aún hoy, incluso sin quererlo
puedo verte de nuevo
extendiendo tus brazos,
invitándome a saltar.

Publicado por Antonio J. Ramírez Pedrosa

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: